EL GOBIERNO IMPULSA UNA REFORMA PARA SUPRIMIR LA FERIA JUDICIAL

La iniciativa en la que trabaja el ministro Garavano ya despierta quejas y rechazos entre los jueces; el receso anual se extiende actualmente a 45 días

En la cabeza del Gobierno madura una idea para reformar la Justicia que no pasará inadvertida. Tendrá apoyos, pero también fuertes detractores. Se trata de un proyecto para eliminar la feria judicial, el receso durante el cual los tribunales cierran sus ventanillas habituales y mantienen turnos únicamente para atender temas de urgencia.

Hasta hoy ese período incluye los 31 días de enero más otros 15 en el invierno: para algunos políticos, se asemeja a unas vacaciones de privilegio.

La idea de suprimir la feria comenzó a germinar en el contexto de la plataforma Justicia 2020 y tiene al ministro del área, Germán Garavano , como uno de los promotores. El funcionario ensayó la experiencia cuando fue fiscal general de la ciudad de Buenos Aires, con un régimen de vacaciones que permitía la atención al público sin interrupciones. Según pudo conocer LA NACION el plan del Gobierno es colocar el tema en la agenda del 2018

"Hay que debatir cómo darle agilidad a la Justicia y que la rueda judicial no se deje de mover 45 días al año, con un grave perjuicio para los ciudadanos. Se plantea discutir cómo podemos hacer para que fiscalías y juzgados no permanezcan cerrados al público tantos días", señaló Garavano, en diálogo con LA NACION.

"Lo que se plantea es dar la discusión de cómo podemos hacer para que fiscalías y juzgados no permanezcan cerrados al público durante tantos días"

Germán Garavano, ministro de Justicia

"También creemos que hay que ampliar los horarios de atención al público con dos turnos de trabajo", afirmó el ministro de Justicia, en un diálogo con LA NACION, al ratificar la necesidad de encarar cambios en la organización del sistema judicial

Al respecto, la organización Fores elaboró un informe, en el que cuantificó que "la feria judicial implica una interrupción del 18,36% anual de la labor del sector" y que "el sistema de Justicia funciona sólo 190 días al año".

"Si a ello sumamos que se trabajan seis horas diarias, el resultado es de 132 jornadas", agregó el estudio. La llamada "Agenda Anotada para la Justicia Argentina 2020", que elaboró Fores, fue una de las bases del proyecto de reforma de Justicia de Cambiemos.

Durante su gestión en la Ciudad, Garavano suprimió la feria judicial para los integrantes del Ministerio Público Fiscal. Lo hizo en etapas: primero con una prueba piloto durante el receso invernal y, más tarde, durante el verano. Los fiscales y sus colaboradores podían tener sus vacaciones entre diciembre y abril, con un cronograma coordinado para conservar dos tercios de personal cuando la fiscalía estaba de turno y al menos un tercio en el resto de los días.

De todas formas, una medida de este tipo no puede ser tomada desde el Poder Ejecutivo y está en manos de la Corte Suprema y del Ministerio Público Fiscal.

Fuentes del máximo tribunal aseguraron a LA NACION que "cualquier cambio en la reglamentación se hará a partir de un consenso previo con los gremios de los judiciales".

QUÉ PASA EN LA FERIA

Durante la feria judicial no corren los plazos legales en los procesos en curso de todos los fueros, aunque los casos de urgencia son atendidos y resueltos por autoridades y empleados de turno.

En Comodoro Py, donde se tratan los casos de corrupción más resonantes, los pasillos están despoblados de abogados, aunque muchas causas siguen su curso porque tienen detenidos o porque requieren medidas inmediatas. Hay, también, jueces y fiscales que aprovechan el silencio de enero para leer los casos y avanzar con el trabajo atrasado.

"Eliminar la feria no será tanto inconveniente para los jueces como para los abogados. Para los magistrados el trabajo es dedicación completa"

María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, Asociación de Magistrados

Un juez federal que, tras algunos días de vacaciones, comenzó a leer expedientes en su despacho defendió la feria, al considerar que "unificar las vacaciones de la familia judicial es importante para ordenar la actividad". Y áñadió: "Muchos adelantamos trabajo clave".

Otro colega, en cambio, consideró que se trata de "un régimen terriblemente obsoleto" y que hay que aumentar las horas de trabajo y disminuir la feria. "Los fiscales y jueces tienen la mitad de su día para hacer deportes porque hay un sistema de delegación que permite que deleguen su trabajo en sus equipos", graficó.

EFECTOS DE LA MEDIDA

La presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (Amfjn), María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, consideró que el inconveniente de eliminar la feria "no será tanto para los jueces como para los abogados, sobre todo los que no pertenecen a grandes bufetes".

"Eliminar la feria es complicado porque se trata de un derecho adquirido. Para los abogados en Tribunales es difícil trabajar bajo el rayo del sol en enero"

Jorge Rizzo, titular del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal

"Para los magistrados el trabajo es de dedicación completa, no es cierto que sólo se trabajan seis horas", consideró. El secretario general del gremio de los judiciales, Julio Piumato, prefirió no difundir ninguna postura oficial desde el sindicato por el momento. El titular del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Jorge Rizzo, dijo a LA NACION: "Eliminar la feria es complicado porque se trata de un derecho adquirido. Para los abogados que caminan los tribunales, es difícil trabajar bajo el rayo del sol en enero". Aunque admitió que un descanso de 45 días es un "privilegio", consideró que habría que "ampliar en dos horas el horario de atención, con dos turnos".

Otras ONG dedicadas a estas problemáticas coincidieron con la mirada de Garavano. Desde ACIJ, Fernando Bracaccini agregó que "lo ideal sería generar un sistema de licencias para que el sistema funcione todo el año". Más enfático, Torcuato Sozio, que conduce la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), manifestó que la feria "no tiene sustento legal ni de razonabilidad" y que es una forma de "denegación de Justicia".

Diagnóstico crítico

El plan del Gobierno tiene como antecendete un informe de Fores (Foro de Estudio sobre la Administración de Justicia)

Estadísticas

Se impulsa la obtención de datos transparentes del sistema de justicia, que permitan tomar decisiones de política judicial con sustento técnico y realizar mejoras estructurales

Arbitrajes y justicia vecinal

Promueven soluciones tempranas y métodos alternativos de resolución de conflictos para ahorrar los recursos económicos y el tiempo que requiere un proceso judicial tradicional

Elección de jueces

La iniciativa oficial apunta a despolitizar los mecanismos de selección, disciplina y remoción de los magistrados. Hay un proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura

Más juicios orales

La reforma procesal civil y la reforma procesal penal incorporarán audiencias públicas para resolver los conflictos. Los juicios orales volverían al sistema más ágil, sencillo y accesible

Expediente digital

Se promueve afianzar el uso del expediente digital y su gestión electrónica, lo que ya está en marcha. Se apunta a agilizar los trámites y facilitar el acceso remoto a las causas judiciales

Del editor: ¿cómo sigue? ?La supresión de la feria judicial afectará a los abogados y tendrá efectos sobre el cómputo de los plazos en los procesos judiciales