miscelaneas | Editorial

SER ABOGADO EN LOS TIEMPOS ACTUALES: El presente de la profesión requiere de profesionales comprometidos, inteligentes, creativos e innovadores

           Asistimos a una etapa de fuerte crisis y de grandes cambios para la abogacía argentina. Sobre todo y "como todos”, actualmente,  que debemos paliar la difícil situación económica por la que atraviesa la Argentina y "crear” permanentemente nuevas áreas de incumbencia profesionales, como acercarnos  a las nuevas herramientas tecnológicas necesarias para  una mejor preparación para ocupar nuevos espacios en el servicio de justicia.  

          Esta problemática que está experimentando la abogacía no es solo a nivel local sino  un fenómeno  provincial. Una serie de cambios, como la introducción al proceso judicial  del expediente electrónico o digital,  generó la mayor redefinición de la profesión de las últimas décadas.- 

          Todo este cuadro descripto dará origen a un reacomodamiento de los profesionales que ejercen la abogacía consiguiendo que el profesional se dedique a las actividades de análisis y de creatividad, que son las que producen mayor valor agregado. 

Necesidad de capacitarse:

            El abogado hoy en día tiene la obligación de orientar sus esfuerzos a la capacitación constante para estar a la altura de las  exigencias que nos demanda la sociedad, de un mundo globalizado que se mueve a la velocidad de la luz.

           Sostiene el jurista español José Martínez Val que "la abogacía es una profesión libre y capaz de trabajar con nuevos materiales jurídicos y bajo formas de nuevas instituciones, con utilización de las nuevas tecnologías. Lo importante es que al cabo de cada terminal de ordenadores, haya un jurista o un equipo de juristas con alma de abogados".

          Si bien las bases de estos cambios, como apuntamos, se concretan con la introducción de las nuevas tecnologías en el ejercicio profesional, lo cierto es que estudios recientes indican que un porcentaje importante de la población no acude a los servicios jurídicos por no poder permitírselo económicamente. Equivale a decir que con los actuales métodos de gestión de conflictos y litigios, ese sector queda fuera del sistema de justicia. 

          Aunque estamos seguros que con la introducción del expediente electrónico, la justicia acercará a la gente a sus estrados, debido a que un abogado puede litigar desde cualquier distancia que lo desee mientras lleve con el su Token o dispositivo digital (tipo pen drive) que lo habilita a acceder a los tribunales de cualquier parte de la provincia de Buenos Aires y realizar presentaciones judiciales en cualquier expediente que lo desee.- 

          Ser abogado actualmente posee costos importantes en la provincia de Buenos Aires, sobre todo debido a la continua capacitación ante tantos cambios legislativos suscitados durante los últimos años como la renovación completa de la obra del Código Civil y del Código Comercial, los cuales fueron unificados a partir del mes de Agosto de 2015.- 

            En definitiva, los nuevos tiempos para la profesión requieren abogados comprometidos, inteligentes, creativos e innovadores que proporcionen nuevas soluciones y estrategias para los justiciables, expertos en conocimiento y cada vez con más amplias habilidades.

           En el Departamento Judicial  de Necochea (Buenos Aires) el crecimiento de los profesionales abogados ha sido exponencial, registrando el Colegio de Abogados local aproximadamente en el año 2010 una matrícula de 250 abogados y en la actualidad  de 450, para una población de casi 100 mil habitantes. Y un panorama social de alta conflictividad pero económicamente empobrecida lo que arroja, una cantidad de litigios de "pequeña cuantía”. 

           Este es el gran desafío de nuestros tiempos, dotar a los abogados de las herramientas imprescindibles para afrontar los cambios y bregar para que el Poder Judicial optimice el uso de sus recursos humanos y tecnológicos en la prestación del servicio de justicia.

           Los  Colegios de Abogados más que nunca deberan  incrementar el esfuerzo para crear los medios y alumbrar la oportunidad de promover un sistema legal justo y equitativo, así como el respeto por los derechos humanos y constitucionales en colaboración con el Estado, el Poder Judicial y las Organizaciones No Gubernamentales; proveer soluciones a estas necesidades legales es un imperativo que no podemos soslayar. 

          Para finalizar, dice el Dr. Carlos Andreucci (Profesor Titular  de la UNLP):  "Un abogado hoy es alguien comprometido con su tiempo y su comunidad. No es ajena la injusticia, el maltrato, el abuso, la limitación del Estado de Derecho y fundamentalmente se debe hacer accesible el derecho a quienes son más débiles dentro de una comunidad".