LIBERTAD DE EXPRESION INTERNACIONAL. Los padres de Madeleine McCann perdieron un juicio clave que ensucia su reputación

La Suprema Corte de Portugal puso punto final a un reclamo judicial que los padres de la niña Madeleine McCann habían realizado contra un detective portugués que publicó un comprometedor libro sobre la desaparición de la pequeña.

Gerry y Kate McCann demandaron a Gonçalo Amaral, un ex detective de ese país que escribió un tomo en 2008 en el cual acusaba a los padres de Maddie de haber encubierto la muerte de su propia hija.

En 2015 los McCann habían ganado una primera instancia del juicio contra Amaral, pero esta mañana, luego de una nueva apelación, la máxima corte de ese país estableció que no correspondía dar lugar al reclamo del matrimonio inglés.

Los padres de Madeleine, la pequeña niña que desapareció de un resort portugués el 3 de mayo de 2007, habían argumentado que su honor se había visto vulnerado por lo escrito por Amaral. Sin embargo, la Corte señaló que "el ejercicio de su libertad de expresión" era un derecho que estaba por encima del reclamo de los padres.

"El ejercicio de la libertad de expresión (que realizó Amaral) no es considerado abusivo y está dentro de los límites admisibles en una sociedad abierta y democrática, que excluye la ilegalidad de un posible daño del honor a los McCann", señaló el fallo.

Amaral fue uno de los detectives que encabezaron las primeras investigaciones en torno a la desaparición de Madeleine. Tiempo después, ya fuera del caso, escribió La verdad de la mentira, en la cual indicaba que los McCann habían encubierto la muerte de la niña.

En abril de 2015, un juez dispuso que Amaral debía pagar 500 mil euros de indemnización por los conceptos volcados en el libro. Sin embargo, un año después, una posterior apelación le dio la razón. Por último, fue la Corte Suprema la que puso un final a la disputa. La última instancia que les queda a los padres es recurrir a la Corte Europea de Derechos Humanos.

Se cree que Amaral ganó alrededor de 400 mil euros en concepto de ventas de su libro. En sus páginas afirma que "Maddie" murió dentro del apartamento rentado por los padres en Portugal y que falsearon un supuesto secuestro para encubrir la tragedia.

Amaral fue apartado de la investigación luego de que cuestionara públicamente el trabajo de sus pares británicos. A partir de ese momento, se dedicó a escribir el libro que indignó a los padres de la víctima.